Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Arriesgarse

Deja un comentario

Hoy hablaba con alguien sobre correr riesgos. Me decía que le gustaba correr riesgos, a mi también, le he dicho, sin riesgos la vida no tiene sentido. Vivir sin arriesgarse es como estar sentado en un banco de una céntrica calle en una gran ciudad. Ves a la gente pasar, con sus prisas, con su calma, con su desespero o su felicidad. Miras la vida de otros, pero la tuya no avanza, se estanca.

Si no arriesgas, te pierdes cosas fantásticas. Como esas noches en las que sales sin ninguna pretensión, y acaban convirtiéndose en grandes noches. Anoche fue una de ellas. Tuve la suerte de compartir hielos, estrellas, risas y confidencias con personas estupendas, y todo llegó por  casualidad. De repente en una calle alguien grita tu nombre, decides correr el riesgo de girarte (igual no te llama a ti…), de no ignorar la llamada y la noche, que en sí no pintaba mal, se vuelve maravillosa. Reencuentros inesperados que me hacen crecer, pensar y sentirme, a pesar de todo, afortunada, por tener quienes griten mi nombre en una concurrida calle en fiestas y me ofrezcan su todo sin condición, pero sobretodo por que me brinden su incomparable compañía, siempre un placer.

La noche que conocí al que hoy hablaba de riesgos, fue también una de esas noches. Fantástica compañía inicial, genial, inesperada y puede que arriesgada compañía final. Personas que tal vez están de tránsito en mi vida, personas antiguas que siguen presentes. Quizás ninguna se quede para siempre, pero los pasos que han bailado conmigo, las piezas en las que hemos actuado juntos, son gotas de inspiración y sabiduría que me acompañaran el resto de la función. Y encontré buenas gotas aquella noche, gotas que hoy me hacen sonreír, y eso, en los tiempos que corren, es de agradecer. Y mucho.

Y sí, no siempre se gana. Muchas veces se pierde, pero he aprendido que es mejor perder que quedar en tablas. Y que incluso cuando pierdes, ganas; es más, a veces la pérdida es en sí misma un premio. Así que decido seguir arriesgando, aunque muchas veces tenga miedo y posponga el riesgo para más adelante, aunque me caiga y me despelleje las rodillas y el alma, acepto el reto de vivir aventurándome sin saber lo que vendrá después. Al fin y al cabo, si miro a mi alrededor, no me ha ido tan mal… Tengo una red estupenda, sólida firme y segura, que poquito a poco y a paso firme, tengo el placer de poder ir aumentando ¿Por algo será, no? Tal vez en algún momento jugué bien mis cartas…

Así que.. corred el riesgo de ser felices!

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s