Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Septiembre…

5 comentarios

20130830-134033.jpgSeptiembre es como enero, pero sin abrigo. Es un mes de inicios y de intenciones, de vueltas, de reencuentros, de ganas de alargar el verano y las noches, de mirar a la báscula con odio y de asesinar al despertador.

Nos entran las prisas y nos acordamos de los propósitos que nos habíamos puesto en enero y que olvidamos en febrero, y que en octubre no serán más que declaraciones de intención guardadas en el cajón de alguna cómoda.

El problema es que tendemos a  buscar siempre un comienzo marcado para todo. Ponemos fechas a nuestros finales y señalamos los inicios en un calendario, como si firmáramos un contrato con el tiempo y eso nos diera fuerzas para seguir adelante. Me niego a vivir siendo esclava de las agendas. Así que marco mis comienzos con cortes de pelo y cartas de despedida. No es que sea ni mejor ni peor, simplemente es mi manera. He decidido no poner línea de salida a mis intenciones, he decidido que a partir de ahora sólo me voy a parar para disfrutar del paisaje. He aprendido que el cuerpo te pide los cambios cuando está preparado, y que a él le da igual que sea septiembre, enero o abril.

Así que mis buenos propósitos de septiembre se reducen a continuar bailando la cara B de mi banda sonora, seguir cantando y aprendiendo… Y tal vez lograr a ser algo más valiente y llamar a esa puerta que casi siempre encuentro abierta…

Si. Eso si, dejar atrás los miedos y poder mirar a los ojos con mis ojos desnudos y que vea toda la verdad que mis palabras no pueden expresar… Bueno, ese es otro paso que tal vez algún día me atreva a dar, cuando el miedo decida mudarse de garganta.

Este verano, he hablado mucho de miedos, de limitaciones, de inseguridades… En el fondo, todos tenemos nuestros lastres. Hablaba con una amiga sobre esto un día, y me decía que había que localizar nuestras limitaciones, buscar su origen y trabajar a partir de ahí. Que una vez reconoces de donde te vienen, que te causó el miedo, es mucho más fácil superarlo. Y que obviamente, hay fantasmas que siempre vivirán en nuestro castillo, pero que podemos encerrarlos en alguna torre olvidada y que tal vez, con el tiempo y la ignorancia, se desvanezcan… Así que ya sabéis, localizad vuestras limitaciones y luchad hasta eliminarlas.

Pero bueno, ese es otro tema que da para mucho, así que lo dejo pendiente, que yo simplemente hoy quería dar la bienvenida a septiembre, que se acaba el verano y la vida afortunadamente, siempre sigue. Ha sido un buen verano, tranquilo. Lo he caminado despacio, saboreando las tardes, entre cloro, sal, risas y pintauñas… Descubriendo, bailando y  superando; viviendo al fin y al cabo.

Y os quiero pedir una cosa, que disfrutéis, que bailéis, que améis, que beséis, que sonriáis y sobretodo, que seáis felices, que en vuestro septiembre cada día sea primavera.

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

5 pensamientos en “Septiembre…

  1. Tu también se Feliz preciosa !!!

  2. en mis septiembres siempre es primavera pero por lo de los hemisferios je (“.”) un gran consejo me gustó mucho! sonreír (“.”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s