Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Entrega arriesgada

3 comentarios

MANOMe entrego a ti desnuda, como siempre. A estas alturas, ya no tiene sentido hacerlo de otra forma; si te quedas, quiero que veas las estrías de mi alma. Que tengo cicatrices mal curadas a causa de la desidia y algo de mal humor al levantarme. Que soy dada a los vicios, que a veces leo compulsivamente y sin criterio, que de vez en cuando soy muy buena y de repente me vuelvo algo mala.

Que me enredo en discusiones conmigo misma, cargadas de vino y nicotina, que dejo que te pierdas en los espacios vacíos de mi mente, que a veces me niego a quererte y me pierdo en otros bosques donde nunca encuentro tu luz.

Quiero que sepas (¡cómo si no lo supieras ya!) que soy terca y algo escandalosa, que hablo demasiado, que tengo tendencia a engordar y a obsesionarme si lo hago, y que en vez de cortarme la uñas me las muerdo para homenajear vicios superados. Soy perfeccionista y demasiado exigente, no entiendo de música ni de cine, ni siquiera de literatura, y me muevo a base de impulsos. Soy un ser de imperfecto, y he descubierto que me gusta ser así.

Pero me entrego a ti por que tú me haces ser mejor. Por que a tu lado la sonrisa es dulce y el verbo sincero. Me entrego a ti por que he descubierto que te quiero, con tus peros y mis contras. Y no prometo volverme bellamente perfecta, no te prometo un camino de rosas y violines en la puerta, sólo amarte, con cada célula de este cuerpo ya algo vivido. Prometo bailar junto a ti respetando tu vuelo; prometo coger tu mano sólo cuando lo pidas, prometo una sonrisa por la mañana y un te quiero cada noche.

Me entrego a ti sin tu saberlo, por que el mundo es de los valientes pero yo sigo cargando con mi mochila de miedos. Pero me entrego sin condiciones ni secretos, camino de frente soltando lastres, que así tal vez cuando llegue a tu lado mi mochila esté vacía. Me presento tal y como soy, para que sepas a que te enfrentas si decides quedarte. Que tal vez nuestro momento ha llegado, y que para ganar hay que jugar. Te he mostrado mis cartas y te he descubierto mi alma, y te dejo la puerta abierta por si quieres entrar, por que una palabra tuya bastará para sanarme. Que tendremos mil batallas, lo sé, pero ¿acaso no te gusta el riesgo?

Y ahora, tu turno ¿quieres bailar conmigo?

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

3 pensamientos en “Entrega arriesgada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s