Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

La vida en un trayecto

Deja un comentario

Para ir refrescando la memoria…

Libélulas en la piel

Nunca hablan, ni siquiera con los ojos, ocultos siempre tras unas grandes gafas oscuras. Ella imagina los de él de un gris plomizo, como el reflejo de las nubes en el mar una tarde lluviosa de finales de mayo. Él, sin poder explicar por qué, sabe que ella los tiene negros, oscuros y profundos como la mirada que intuye bajo el fosco cristal. Él sube al autobús algunas paradas antes y busca un sitio en los grupos de cuatro asientos; se acomoda en uno y coloca su mochila en el de enfrente, evitando así que nadie lo ocupe. Ella cada mañana corre entre rimel, zapatos y café para no perder el autobús de las ocho y media; se pinta los labios en el ascensor y se pone los pendientes sorteando a vecinos apresurados en el portal. Cuando sube al autobús, con la respiración entrecortada y alguna perla de sudor adornando…

Ver la entrada original 617 palabras más

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s