Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Cristal

2 comentarios

Todo esto que ves, por dentro es cristal. Moldeado por artistas caprichosos que le han dado formas imposibles, acomodado a mi cuerpo entre los algodones que quise poner, reparado mil veces a base de tiritas. Cristal de colores por decisión propia, protegido por mullidas nubes de autodeterminación, pero cristal al fin y al cabo.

Y me da miedo correr por si se rompe y las aristas se me clavan en el alma tantas veces herida y muchas más corregida. Que la música esté muy alta, y las vibraciones hagan estallar mis recipientes interiores y tenga que llorar pedacitos de vidrio que me arañen las pestañas.

No oculto lo que soy, pero a veces se me olvida. A veces me olvido del palacio transparente construido en mi interior, no recuerdo el nombre de su reina, ni que tengo un ejército protegiendo la puerta, ni de las flores que planto para esconder el olor a podrido que desprende el foso que lo rodea, donde arrojé mis demonios; demasiado lejos para que me puedan tocar, lo suficientemente cerca para poderlos vigilar. Demasiadas veces he creído que la muralla exterior protegería mi aldea de espejos, para darme cuante después que volvía a estar confundida. Que las placas tectónicas de mi corazón han sido siempre mi mayor enemigo, que querer ocultar a la reina de cristal envuelta nunca funcionó.

Por eso quiero gritarte lo que soy, que conozcas todas las opciones por si te aventuras a entrar. Que no soy dos, sólo una que ha caminado demasiado, que ha dado demasiado, que lucha por seguir andando, que nunca se ha querido parar, que jamás ha dejado de creer, pero que está compuesta de cristal… Frágil y fuerte porque decidí no rendirme nunca. Rota y reparada porque concluí que aquellos artistas no eran dignos de mi derrota.

Tal vez te lo esté poniendo fácil dándote demasiadas pistas, pero todavía estás a tiempo de desistir en tus intentos. Que mis anclajes son fuertes pero no irrompibles, ni mucho menos infinitos. Que no soy nada más que aquello que ven tus ojos, que no hay dobleces, ni intenciones ni desdoblamientos de personalidad cuando la cosa se pone fea. Que soy una luchadora incansable, que no me importan las heridas cuando creo en la causa, que cuando decido abandonar el campo de batalla es siempre para no volver.

Pero que pesar de mi escudo y mis ganas, soy sólo eso, cristal.

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

2 pensamientos en “Cristal

  1. ¿Quién amará más, el cristal al rayo de luz, o el rayo de luz al cristal?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s