Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Bomba de relojería

4 comentarios

Mi cuerpo como una bomba de relojería, que se activa por sectores, que me avisa de que algo anda mal, que está a punto de explotar.
La ira alojada en mi hígado, que me recuerda mi imperfección sentimental, que no soy todo bondad, que albergo sentimientos inconscientes que me cuesta identificar.
La garganta, morada de todos y cada uno de mis silencios, de palabras que al contacto con el aire se convierten en mentiras, y que tal vez por eso, me niego a dejarlas volar.
Y todo lo encierro, porque sacarlo a luz es demostrar que existe una parte de mi que no me gusta, que no quisiera tener; que soy humana y por tanto imperfecta, de sentimientos complejos y no siempre idílicos.
Pero la jaula se deteriora con tanta lucha de gigantes en su interior, y va alertándome que la destrucción total se acerca, que le ponga remedio o que esta vez, si que será el final.
Y me enfado con mi impaciencia porque no veo resultados, porque lucho cada mañana conmigo misma, porque está vez si he comenzado a caminar. Pero tengo la sensación que solté lastres demasiado pronto, y que estos vuelven a mí doblando su peso, para recordarme que tal vez todavía no estoy preparada para volar.

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

4 pensamientos en “Bomba de relojería

  1. Y, aunque haya personas que no lo quieran reconocer, todos, toditos, tenemos algo de lo que, en privado, no nos gusta de nosotros.
    Pero, querida Sara, sigue caminando porque ese es el principio de echar a volar.
    Un abrazo que se mueve entre la música que lleva nuestros pies…

    • Muchisimas gracias Maria por tus siempre savias palabras. Es un placer encontrarte siempre por aqui!
      Y que difícil es asimilar ciertas cosas, aunque sepamos que, cómo bien dices, forman parte del camino necesario para poder echar a volar!
      Un beso fuerte!!!

  2. En esta ocasión, comento no lo que quieres decir, sino “cómo” lo dices, con un lenguaje lleno de desenfado, gracejo y chispa, que me encanta.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s