Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Paseo

7 comentarios

Todo está ahora en calma. Durante el paseo he tenido tiempo de pensar, dejar volar la imaginación y atraparla de nuevo, hacer fluir nuevamente la sangre, sentir que sigo viva. Ha sido un camino revitalizador, perdida entre verdes y marrón, con el canturreo lejano de algún riachuelo y las risas de los pájaros a mi paso.
Sin embargo, no era tan importante el paisaje exterior como el interior. Intentar descubrir las claves de mi camino, intentar obviar las tuyas, que siempre me resultan más fáciles de encontrar que las propias.
En mi cabeza te presentas de muchas formas, siempre parecidas a mis deseos, en una cocina con salida al jardín entre risas y niños, en una cama a una hora tardía con el sol jugando con nuestros cuerpos; incluso en una absurda discusión sobre a dónde ir de vacaciones, que siempre acaba en tablas y empapados de sudor.
Pero mientras vagaba por el campo y por mi mente, he decidido ser consciente de que tu camino aún dista demasiado del mío, que no puedo cogerte de la mano y obligarte a emprender mi vuelo, porque si decides bailar conmigo, quiero que sea porque te gusta mi canción.
Debo aprender a perdonar mi pasado, asumir que no todos los errores los cometieron otros, que yo soy la única responsable de mis constantes equívocos, y que no debo pagar por cartas de redención, pués en cada fallo había una lección, una lectura que he olvidado

image

durante demasiado tiempo y que ahora me propongo a reemprender.
Porque sólo encontraré lo que busco, si antes me he encontrado a mí. Porque sé que el sol está esperándome al salir del laberinto, pero he de dejarme la piel para encontrar la salida. O tal vez no, quizás deba aprender que la vida no siempre es lucha, sólo un paseo, y sólo así, paseando, lograré llegar a la meta.

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

7 pensamientos en “Paseo

  1. Leerte me produce una agradable sensación de placidez, como contemplar desde la orilla los remolinos suaves del remanso de un río, con diferentes brillos y reberberaciones según la luz y la hora del día, pero en el que intuyo bajo su superficie un mundo menos aparente, más profundo desconocido e imperceptible. Desde la orilla, siempre será enigmático e impreciso, e invita a chapuzarse, a entrar en el otro medio, única manera de conocerlo, pero asumiendo el riesgo de la profundidad y de los remolinos.
    Puedo estar equivocado en mi interpretación, pero a mí, me sugieren tus lecturas este juego, que tu dices baile o danza, que no es otro que intentar sacar el jugo de la vida, en el que te desenvuelves maravillosamente. Enhorabuena.
    Un saludo
    Ramón

  2. No existe nada mejor para conectar la mente y el corazón que largo paseó rodeada de naturaleza ❤️ hermoso es leerte

    • Gracias María. Pasear entre árboles y “casi” silencio, te ayuda en tu camino interior, y el de hoy, ha sido un intenso y hermoso paseo.
      Muchas gracias por tus palabras. 🙂

  3. Me ha gustado “tu paseo” Sara.
    Y contigo he sentido una sensación de paz y serenidad inmensas.
    El tiempo me ha enseñado que la vida no es una carrera, sino un paseo que te permita ver, oír, disfrutar y bailar.
    Preciosa entrada!
    Un abrazo tan suave como tus alas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s