Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Náufraga

2 comentarios

Dejó el móvil en la mesita con cara de fastidio y se tumbó en la cama. No podía soportarlo más, la misma discusión otra vez, ese manido discurso estaba agotando ya su paciencia. Hacía meses que Abril buscaba una salida a aquella situación, pero todos sus intentos caían siempre en saco roto. Era consciente de que gran parte de culpa era suya, hubiera sido fácil terminar con esta historia, bastaba con bloquear cualquier tipo de acceso que Andrés pudiera tener hacia ella, no contestar ni a sus llamadas ni mensajes, pero siempre encontraba un motivo para aplazar el desplante.
El móvil emitió el sonido de mensaje entrante. En un acto reflejo, Abril estiró el brazo hacía el teléfono, pero se detuvo a medio camino, no, no podía más, tenia que poner fin a esta absurda película en la que se había metido y de la que no era más que una actriz secundaria.
Cerró los ojos e intentó concentrarse en la respiración. Pensó que algo de meditación le vendría bien, pero su mente se llenó de interrogantes en el mismo momento que intentó ponerla en blanco. Desde su punto de vista, nada era tan complicado que como para no poder solucionarlo de una manera medianamente razonable, pero al parecer Andrés tenía otra opinión y no dejaba de buscar excusas tontas cada vez que ponían el tema encima de la mesa. Abril entonces se exasperaba, no conseguía una explicación clara y se iba a su casa con la sensación de ser una estúpida por no llegar a comprender los grandes motivos que movían a Andrés a no tomar una decisión. Con el tiempo, Abril fue variando de técnica y actitud de manera cíclica, ahora no me importa nada, ahora lo quiero todo, mañana no sé cómo estaré. Su variable estado de ánimo durante los últimos meses no había ayudado a esclarecer la situación, pero estaba cansada de vivir en un estado de constante fortaleza y tranquilidad que no se ajustaba a su realidad.
Abril lanzó un suspiro contenido que esparció trocitos de su alma por toda la habitación, el móvil seguía sonando sin parar y ella comenzaba a desesperar. Cogió el aparato con intención de leer los mensajes, pero una vez lo hubo desbloqueado, decidió apagarlo. ¿Qué más da? Seria lo mismo de siempre, palabras vacías acompañadas de algunos hechos aislados cada vez que ella se imponía. Nada más. Todo siempre menos.
Estaba agotada. Abril se cubría de soledad y se aferraba a Andrés para olvidar que incluso cuando alguien ocupó su cama, no había nadie esperándola, nadie para darle la mano en sus días fríos. Nadie con quien compartir las noches de insomnio, nadie que le secara las lágrimas los aniversarios no queridos, nadie que le regalara flores.
Cuando la primera lágrima baño la almohada, un torrente de salado dolor encontró vía libre entre los surcos de su rostro, inundando la habitación, convirtiendo su cama en una barca a la deriva, que a duras penas se mantenía a flote divisando una tormenta que pronto le alcanzaría. Pasó la noche luchando en un mar angosto, entre relámpagos que amenazan con romper su barca, truenos que ocultaban sus gritos de socorro, en un vaivén de olas imposibles, que insistían en tragarse una y otra vez a la única tripulante de aquella nave con forma de colchón.
Abril se despertó llegando a la orilla y abrió la ventana de su habitación. Hacía un sol espléndido, la tormenta había pasado y ella ya había tomado uan decisión: volvería a naufragar.

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

2 pensamientos en “Náufraga

  1. “nadie para darle la mano en sus días fríos”.
    Me encanta ese momento del relato. Explica muy bien cómo nos sentimos, lo que queremos y lo que buscamos en una relación.
    Muy buen blog. Le echaré un vistazo, poco a poco.
    Saludos.

    • Muchas gracias!! Me alegro que te haya gustado, es un placer saber que puedo llegar a las personas…
      Bienvenido a mi pequeño barco! Me pasaré por tu puerto a ver que encuentro!
      Feliz día!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s