Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Sol y lluvia

Deja un comentario

Volver a casa después de un gran viaje y que llueva.
Al principio me ha dado cierta rabia encontrarme con el agua golpeando las baldosas del patio en lugar de besar la arena, pero me he parado un momento a ver las gotas bailar en el cielo y he sonreído.
Ha sido un viaje estupendo, genial y necesario. Volver a pisar la arena en la que tantas puestas de sol quemaron mis ojos, reencontrarme con la familia que nunca gastó sangre pero si años compartiendo mesa. Reconciliarme. Sólo eso, reconciliarme conmigo y mi pasado, mi errores y aciertos, mi vida, mis experiencias, mi gente, parte de mi sangre se quedó en Cadiz y hoy fui a buscarla. Y lo hice con una compañera genial, no puedo pedir nada más.
Y la lluvia en Barcelona, que borra cualquier resquicio de tristeza que se hubiera adherido a mi piel tostada. El agua dulce que elimina la sal que escuece y quema, dejando limpio el camino, para empezar de nuevo, para continuar como siempre pero con la mirada fresca y la cabeza contenta. Para asumir errores y tomar decisiones, para vibrar y reír, como antes. Como siempre. Porque me fui de mi y necesitaba volver, y el Sol y Lluvia me han puesto de nuevo en camino.

20140728-222814-80894274.jpg

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s