Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Con la venia

Deja un comentario

Antes de que dicten sentencia, permítanme señorías que exponga mi versión de los hechos.
Nunca quise ser partícipe de semejante burla, pero una noche las miradas se cruzaron y las palabras ganaron terreno a los cuerpos, y es ahí, justo ahí, donde perdí el control de la situación.
Créanme cuando les digo que fue algo hermoso, condenado al más estrepitoso fracaso desde su mismo inicio, pero mi testarudez me instaba a seguir creyendo en la quimera que habíamos creado.
Nunca fue intención herir a nadie, saben ustedes que casi siempre mantuve mis pies alejados de aquellos tacones que pisaban arenas movedizas; creo poder asegurar que al ser yo el salvavidas de su puerto, el muelle en el que ella atracaba pudo aguantar más envistes y así mitigar sus tormentas.
Mucho se ha escrito ya sobre el sudor, las respiraciones entrecortadas y los bailes en el salón; para mi todo aquello fue real. Pero ocurría en una realidad paralela en la que nadie más existía. No tiraré de antecedentes para justificar mis actos, pero después de pasar tanto frío, era tentador acercarse a un fuego que calentara mis pies helados. Y así fue como creamos un mundo paralelo donde jugar a ser otros, y lo cubrimos con una capa de invisivilidad, para no herir a los espectadores.
Y al final resultó que la más dañada soy yo, fíjense que absurdo juego del destino.
Sin embargo que no valgan mis equivocaciones para justificar los errores ajenos, que en esta vida perra cada palo que aguante su vela. Que yo asumo y entiendo las acusaciones que se me imputan, pero no soy culpable de nada más, no soy yo quien mató a Kennedy ni la impulsora de la tercera guerra mundial. Que mi mundo ya no es aquel mundo, que sonrío a otras bocas que dejarán de reír en cuanto dicten ustedes sentencia y arda mi cuerpo cansado a los pies de la torre de la iglesia. No teman, no pediré clemenia. Soy una errante errática y este es mi sino.

Anuncios

Autor: sarasanmi

Obstinada y alegre, aunque a veces me pierda en mi propia melancolia. Libélula recién salida de la larva, bailo volando con aleteo firme y decidido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s