Libélulas en la piel

Aprendiendo a bailar bajo la lluvia…

Vuelo de renuncia

Renuncio a ti. Y lo hago por que quiero, por que he descubierto que te quiero demasiado para no hacerlo. Renuncio a ti desde la madurez que me da tu cercanía, renuncio plenamente consciente de los riesgos, renuncio con una sonrisa en los labios.

20130911-235434.jpg

 

Por que he descubierto que necesitas volar libre, y que la única manera que tengo de volar a tu lado es despidiéndome de ti. Y con esto no renuncio a la parte que forma parte de mi posesivo,  sólo renuncio a tu olor, renuncio a tus manos. Renuncio a todo aquello que te ate a mi más allá de la libertad de elegirnos. Renuncio a ti por si un día decides bailar conmigo.

Renuncio por que es la única manera de que sigas a mi lado. Y tal vez es una actitud cobarde, no lo niego, pero también es una visión altruista de nosotros. Necesitamos saltar libres y bailar juntos, así que te cedo nuevamente tu espacio reservado; es tuyo, vuelve cuando quieras.

Bajo el paraguas imaginario que nos protege de los sueños de otros, te beso. Despedida de un reencuentro, bienvenida a lo que ya somos. Que sigan lloviendo colores a nuestro alrededor, que merecemos que nos pinten la cara.

Y quien sabe la vida… Que el destino es caprichoso es un recurso fácil de prosas rápidas, pero no por ello incierto. Así que amor mío, nos vemos en la siguiente piedra…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s